Comercio y sector agrícola difieren del aumento del salario mínimo de 30%

 Caracas May 5 (El Mundo) Según los analistas, la política de incremento salarial dos o tres veces al año tiene repercusiones positivas para los trabajadores en tanto esté concertada con la capacidad de pago del comercio, la industrial y los productores agrícolas, de lo contrario solo significaría un aumento que tiene un efecto bumerán para el poder adquisitivo de los venezolanos, y de las personas desempleadas, al menos así lo dejaron entrever los voceros de diferentes gremios empresariales y del sector agropecuario del país.

 

Han indicado además que el alza del salario mínimo (30% en dos partes) vigente desde este 1° de mayo, no está cotejado con la inflación de 68,5% al cierre de 2014.

 

Asimismo, los consultados aseguraron que para realizar el incremento no se tomó en cuenta la crítica situación de la industria y la producción nacional, y que, a mayor salario, aumenta el valor en la estructura de costos de las empresas, lo que es igual a más inflación.

 

La presidenta de Consecomercio, Cipriana Ramos, indicó que el primer trimestre del año “fue fatal” para el comercio, de manera que no hay con qué sostener el impacto del aumento salarial. Agregó que “la idea no es mantener un sueldo si no tenemos cómo pagarlo”.

 

Al respecto, el presidente de Fedecámaras, Jorge Roig, considera imperativo que se empiece a atacar la inflación y aseveró que las continuas alzas de salario solo demuestran “un reconocimiento explícito al verdadero problema”.

 

En el sector agropecuario las alarmas están prendidas, pues apenas el presidente Nicolás Maduro anunció el incremento salarial de 30%, los trabajadores del campo sacaron cuentas del aumento del valor del jornal.

 

Voceros del sector estiman que el costo diario de un jornalero será de 650 bolívares de sueldo más Bs. 250 de comida.

 

Actualmente los trabajadores del campo (dependiendo del sector) cobran Bs. 450 por día más comida, indicó Enmanuel Escalona, director de la Confederación de las Asociaciones Agrícolas de Venezuela (Fedeagro).

 

Con el aumento la mano de obra diaria podría alcanzar Bs. 900 en promedio, una cuota que sin duda tendrá impacto en el costo de los productos agrícolas.

 

Los partidos políticos también ofrecieron sus apreciaciones sobre el tema. Por ejemplo el  Partido Comunista de Venezuela (PCV) considera que el alza salarial debe incluirse en todos los niveles.

 

PCV: Debe ser inclusivo

 

Desde el Partido Comunista de Venezuela (PCV), reiteraron su apoyo a la clase trabajadora del país y el acompañamiento de la tolda política en las luchas del gremio, así lo dio a conocer en rueda de prensa, Carolus Wimmer, miembro de la dirección política de la organización comunista.

 

Desde el Buró político del partido consideran que el aumento otorgado a los trabajadores se debe incluir en todos los niveles salariales para así “defender la capacidad de consumo de los empleados”, puntualizó Wimmer. El PCV señaló que es necesario que se instauren los consejos populares de producción y que se instalen mesas de trabajo en todo el país para tratar el tema de los tercerizados. Asimismo, demandan al presidente Nicolás Maduro a que antes del 7 de mayo haga un pronunciamiento con respecto al tema de los tercerizados donde rechace este mecanismo, que a juicio del PCV, es una forma de explotación.

 

“El Primero de Mayo se vio con claridad que continua el compromiso clasista de los trabajadores con la defensa de sus derechos”, dijo el vocero refiriéndose a la marcha realizada el pasado viernes a propósito del Día del Trabajador.

 

“El PCV considera importante la exhortación del presidente Maduro de que haya más participación de los trabajadores en los grupos organizados”, refirió Wimmer.

 

Atacar la inflación

 

“Es necesario que empiecen a reconocer el problema inflacionario”, dijo Jorge Roig, presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras).

 

“No importa que aumenten sueldos si no se derrota la inflación”.

 

Para el representante gremial el incremento continuo del salario mínimo sin que repercuta en la productividad del país, demuestra que “no sirve para nada”, y es un “reconocimiento explícito de que no han derrotado el tema de fondo que es la inflación”, dijo. Explicó que muchas pequeñas y medianas empresas no podrán cumplir con el aumento salarial decretado porque no pueden trasladar esos costos al precio final del producto.

 

“Normalmente cuando aumentan salarios los traspasan al precio de venta y es normal. Se lo tienes que presentar al Sundde y te lo tendrían que reconocer, pero como el Sundde no reconoce eso, las empresas dejan de producir o cierran”.

 

Acotó que aquellas que si puedan asumir los salarios en la estructura de costos no tendrán problema.

 

Por otro lado, el representante de Fedecámaras ratificó “que el sector privado siempre cumple con las legislaciones que nos imponen”.

 

Roig destacó que es la primera vez en 10 años que no se discute un aumento salarial.

 

La MUD

 

Por su parte, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) calificó como insuficiente el aumento salarial por los altos índices de inflación que vive el país.

 

“Es insuficiente ante una inflación anualizada superior a 90% y que podría terminar este año cercana a 200%”, dijo la organización que agrupa a los partidos de oposición a través en un comunicado. “El sector industrial manufacturero está destruido; más de la mitad de los trabajadores venezolanos carece de prestaciones sociales, antigüedad, cesantía y otros beneficios de ley; seis de cada 10 trabajadores venezolanos carecen de estabilidad”, dice el texto.

 

El campo en alerta

 

En supermercados capitalinos el kilogramo de papa cuesta 120 bolívares, y aunque para algunas familias es un alto costo a pagar, la mala noticia es que en un mes deberán cancelar mucho más por el mismo kilo de papa y otros vegetales, advirtió Enmanuel Escalona, director de la Confederación de Asociaciones Agrícolas de Venezuela (Fedeagro).

 

Escalona adelantó que los trabajadores agrícolas ya hablan de un aumento de 200 bolívares por jornal.

 

Actualmente en el campo los trabajadores cobran por día 450 bolívares, después del aumento del salario este costo se elevará a 650 bolívares, más la comida.

 

Esto quiere decir, explica Escalona, que diariamente los productores deben cancelar por la mano de obra 900 bolívares aproximadamente, un costo que, sin duda, impactará en los precios de los productos agrícolas a nivel del consumidor.

 

Aunque no existe un tabulador que especifique los salarios de este sector, se sabe que la mano de obra agrícola aprobada por el gobierno nacional vale 250 bolívares por día.

 

“Si mantenemos ese sueldo a los trabajadores, simplemente no tendríamos producción en Venezuela, nadie trabajaría por ese salario con la situación económica que atraviesa el país”, comentó el director de Fedeagro.

 

Esta opinión la comparte Aquiles Hopkins, vicepresidente de Fedeagro, quien asegura que con el reciente aumento salarial no se beneficia ni el trabajador ni el productor agrícola.

 

“Desde el punto de vista del trabajador es un burla, porque 30% la verdad no es suficiente para cubrir el costo de la vida diaria en el campo; pero desde el punto de vista del productor agropecuario es otro golpe que terminará por ahogarnos más en la crítica situación que estamos”.

 

El vicepresidente de Fedeagro dijo que con precios controlados, escasez, alta inflación y aumentos salariales la producción agrícola nacional cada vez más irá en picada.

 

Piden salario acorde

 

Para el presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), Carlos Odoardo Albornoz, el salario acorde para los trabajadores del campo debe ser de 12.000 bolívares.

 

Asimismo, expresó que los aumentos de sueldo deberían estar acompañados de un conjunto de políticas que permitan que los productores “puedan cumplir con los salarios que los trabajadores realmente se merecen”.

 

Considera que cualquier incremento salarial que se decrete va a ser absorbido por la inflación “que está golpeando de manera desmedida la economía nacional”, por lo que considera imperativo empezar a ejecutar políticas para crear condiciones favorables y evitar que la economía “sea devorada por la inflación”, expresó Albornoz.

 

Afecta a varios ámbitos 

 

La presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), Cipriana Ramos, aseguró que los aumentos de salarios afectan tanto al sector del comercio como al de los servicios si no es consultado con todos los actores que hacen vida en la economía.

 

“Un incremento del salario afecta al sector comercio, y al de servicios. Si no hay producción, ¿cómo cumplimos nosotros? La idea no es mantener un salario si no tenemos como pagarlo y vayamos a ir a un despido de trabajadores”, indicó.

 

Subrayó que la idea es mantener los puestos de trabajos “porque necesitamos gente en todos los sectores”.

 

Hizo énfasis en la necesidad de consultar las medidas económicas con todos los sectores, tanto públicos como privados.

 

“Hay un mandato de la OIT del diálogo social, esperamos que eso funcione de ahora en adelante y que realmente seamos consultados ante cualquier medida que afecte al sector comercio”, dijo.

 

Explicó que el primer trimestre del año “fue fatal” para el comercio y los servicios.

 

La nueva representante de Consecomercio estará a cargo del gremio por el período 2015-2017.