Unas 240.000 hectáreas pendientes de siembra

Caracas May 15 (El Universal) El gobierno nacional tendrá que apurarse a fin de que los planes de siembra para los cultivos de papa, tomate, cebolla, pimentón y zanahoria, que junto a otros rubros que inciden en el Índice de Precios al Consumidor, y "que totalizan 240.000 hectáreas, puedan cumplirse a cabalidad", según el clamor de los productores y tal y como lo ha expresado el titular de Agricultura y Tierras, José Luis Berroterán.

 

Sin embargo, para los productores que se han venido reuniendo con el Gobierno en forma reiterada, la situación no luce nada fácil. El tema es que los productores de éstos rubros, que por años se habían sentido excluidos de las reuniones y políticas gubernamentales, o por lo menos no los llamaban para saber acerca de sus necesidades, según conocimos, adolecen de la semilla oportuna en cantidades suficientes, además de que los insumos de diversa naturaleza o no aparecen a tiempo o están por las nubes, observó el director agropecuario de Fegaven, Oswaldo Carnevalli.

 

Si bien la estatal Agropatria viene realizando un trabajo grande a nivel nacional para atender a los trabajadores del campo, y dispone de un poco más de 100 agrotiendas, no dispone de suficientes productos de agroquímicos, fertilizantes, etc, para abastecer en tiempo real a los productores.

 

Igual ocurre con la Asociación Venezolana de Semillas, Avesem, desplegada en todo el país como abastecedor de tecnología (semillas para diversos cultivos), que confronta problemas de acceso a las divisas para traer el componente importado, según el director ejecutivo, ingeniero Pedro Pablo Omaña.

 

Este martes 12, y luego de 5 años, fueron a la sede nacional del Ministerio de Agricultura y Tierras, los presidentes de la Federación de Productores de Papas y Hortalizas, Fenaphort, Publio Paredes; Aldemaro Ortega, de Asopapa Carabobo; Ernesto Torres, de los productores de papa de Lara; Oswaldo Carnevalli, de los productores independientes de papa industrial de Carabobo; y Carlos Molina, en representación de Mérida.

 

Allí fueron atendidos por el vicealmirante José Gregorio Aguilera, viceministro de Agricultura y, en la tarde, en un encuentro que consumió más de 8 horas, participó el titular del Ministerio de Agricultura y Tierras, José Luis Berroterán.

 

Además, se dieron cita los representantes de los abastecedores de semillas, la agroindustria de papa, que consume los chips y papa precocida y los ferieros, que intervienen en más de 2.500 ferias a nivel nacional y representan la cara visible de los operativos a cielo abierto que periódicamente programa el Gobierno en todo el país.

 

El encuentro

 

Esta cita, de más de 8 horas en la sala de usos múltiples del MAT, sirvió para analizar exhaustivamente la situación, que se presenta difícil ante el problema de los insumos, del acceso a las divisas y la disponibilidad a tiempo para que puedan fluir hacia los productores en tiempo perentorio.

 

No quedó por fuera ningún eslabón de la cadena que no se tocara, indicó Carnevalli.

 

El clamor general de las zonas productoras de papas y hortalizas, es la intermitencia con la que aparecen los insumos, semillas, agroquímicos y fertilizantes.

 

Piden que se avance rápido en la toma de decisiones. La empresa Pepsico, la más grande procesadora de chips y la Muchy, de papas precocidas, con 3.5 tm mensuales y 6 mil tm, respectivamente, en un sector que tenía 17 empresas y 10 de ellas están cerradas, confrontan el problema de permisos y de liquidaciones.

 

Pero en los problemas, no se escapa la estatal Agropatria.

 

Apurar el paso

 

"Hay que apurarse", observó Carnevalli, secundado por Pedro Pablo Omaña. "Se busca sembrar 240 mil hectáreas y corremos peligro", dijo.

 

De papa (35 mil), cebolla (20.500), tomate (14.000), zanahoria (16.000), pimentón (12.700), Pepino (5000) y repollo (4.000).

 

"A manera de ejemplo, 100 gramos de semilla de tomates producen 20.000 kilos del producto, para que se entienda de que estamos hablando", dijo Omaña.

 

"El MAT (Aguilera) reconoció el problema de la deuda en divisas. Somos abastecedores de tecnología. Tenemos 13 empresas en Avesem con solicitudes de divisas", expuso Omaña. Agregó que "con Autorización de Liquidación de Divisas, por 34 millones de dólares ante Cencoex y en Código de Reembolso de Aladi, otros 15 millones de dólares y por nuevas Autorizaciones de Adquisición de Divisas para nuevas importaciones, solicitudes por 47 millones de dólares. Y unos 90 millones se ahorrarían por operar empresas de papas que hoy permanecen cerradas."