Precio del oro estancado y con amenazas a la baja

 Caracas  Julio 13 (El Universal) El precio del oro en el mercado internacional muestra signos de estancamiento con tendencia a la baja a pesar de la existencia de factores importantes que pudieran haberlo empujado al alza.

 

Para el viernes pasado, el precio del oro se ubicó en 1.162 dólares la onza. Pero es que viene descendiendo desde los 1.300 dólares que alcanzó en enero último. A mediados de marzo, el precio bajó a 1.150 dólares y desde entonces ha mostrado altibajos que en las últimas semanas han tenido una tendencia a la baja. Desde 2012, el precio del dólar ha bajado poco más de 500 dólares, equivalente a un 30%.

 

Tal comportamiento se produce en un ambiente en el cual existen factores como la crisis griega y la desaceleración de la economía china que, en opinión de los analistas debieran alentar el precio del oro, pues constituye un refugio para los inversionistas.

 

Se esperaba también que la caída de las Bolsas en China repercutiera en el precio del oro. Pero no ha sido así. Las autoridades chinas impusieron medidas de emergencia para detener la caída de la bolsa, con mucho éxito, pues los índices tienden a recuperarse.

 

También se esperaba que la política de China de acumular reservas de oro para apuntalar su moneda y tratar de convertirla en moneda de reserva, tampoco ha tenido la fuerza motriz que el mercado esperaba. El precio del oro parece ignorar tales señales.

 

Frente a todos esos factores que debieron impulsar el oro al alza, según los analistas, está vigente otra amenaza que podría obrar en sentido contrario.

 

Se cree que por el desempeño de la economía estadounidense, la Reserva Federal aumentaría las tasas de interés bancario, lo cual fortalecería al dólar frente a otras monedas. Como consecuencia, el precio del oro podría debilitarse aún más.

 

El mundo del oro aumenta sus disponibilidades del metal con el aporte de la producción rusa que supera a la de Estados Unidos, convirtiéndose en el segundo productor del mundo, detrás de China. No solamente es el mayor productor del mundo, sino que China viene acumulando reservas, cuya magnitud nadie conoce. Eso introduce incertidumbre en el mercado, pues no se ha cuantificado el efecto que tendría la decisión de China de irrumpir con su signo monetario como moneda de reserva, bajo el respaldo de su oro.

 

China ha estado trabajando para eso. El tamaño de su economía, medida en términos de Producto Interno Bruto, ya supera a la de Estados Unidos y, cree estar lista para que su moneda sea considerada de reserva. Eso cambiaría radicalmente el panorama de la economía mundial, aún sin pronósticos.